Hacemos envíos gratis en V. Santa Rita, Devoto, V. del Parque, Paternal, Agronomía, Pueyrredón, Flores, Villa Crespo y muchos más. ¡Consultanos!

    Decía Oscar Wilde que era un fastidio formar parte de la sociedad, pero que estar excluido de ella era una tragedia. De lo trágico de los excluidos se vale Rintaro Takeda para contar sus historias. Nos hace oler vísceras humanas, nos arrastra en la decadencia de los marginados. Quedamos, como ellos, perpeljos hacia lo inevitable.


    Un prólogo de Miguel Sardegna, Sakunosuke Oda en memoria del autor y cuatro cuentos forman este libro arrolador.


    Gran infortunio ,el primer cuento, nos estanca en el abandono y la falta de voluntad. En El primer día del gallo, hallamos a las acompañantes del Tamura que sirven sake y compiten mientras cargan sobre sus espaldas una realidad que no pueden cambiar. LLegamos luego hasta Kagamasaki, en donde nos perdemos como los extrajeros sin guía se pierden dentro de sus profundidades. Reaparecemos en un edificio de mala muerte, espiando las habitacionesy las vidas de sus residentes en La ópera japonesa de los tres centavos, que da nombre al libro.


    Rintaro parece desafiar con las formas narrativas y sus saltos. Dice, cuenta, narra en tiempos y vistas diferentes. Juega con nosotros, los lectores, que nos entregamos gustosos, y nos envuelve en sus caprichos, pero no juega con sus personajes, vive en ellos.

    La ópera japonesa de los tres centavos - Rinaro Takeda

    $2.500,00 $1.875,00 25% OFF

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Decía Oscar Wilde que era un fastidio formar parte de la sociedad, pero que estar excluido de ella era una tragedia. De lo trágico de los excluidos se vale Rintaro Takeda para contar sus historias. Nos hace oler vísceras humanas, nos arrastra en la decadencia de los marginados. Quedamos, como ellos, perpeljos hacia lo inevitable.


    Un prólogo de Miguel Sardegna, Sakunosuke Oda en memoria del autor y cuatro cuentos forman este libro arrolador.


    Gran infortunio ,el primer cuento, nos estanca en el abandono y la falta de voluntad. En El primer día del gallo, hallamos a las acompañantes del Tamura que sirven sake y compiten mientras cargan sobre sus espaldas una realidad que no pueden cambiar. LLegamos luego hasta Kagamasaki, en donde nos perdemos como los extrajeros sin guía se pierden dentro de sus profundidades. Reaparecemos en un edificio de mala muerte, espiando las habitacionesy las vidas de sus residentes en La ópera japonesa de los tres centavos, que da nombre al libro.


    Rintaro parece desafiar con las formas narrativas y sus saltos. Dice, cuenta, narra en tiempos y vistas diferentes. Juega con nosotros, los lectores, que nos entregamos gustosos, y nos envuelve en sus caprichos, pero no juega con sus personajes, vive en ellos.

    Mi carrito