Hacemos envíos gratis en V. Santa Rita, Devoto, V. del Parque, Paternal, Agronomía, Pueyrredón, Flores, Villa Crespo y muchos más. ¡Consultanos!

    Contrariamente a los manuales de historia y a las estatuas, los poemas de Diego Rosake no son rígidos, no están congelados en la página, ni en un bloque de mármol. Están vivos, son coloridos, contemporáneos, cercanos. Nos involucran con un lenguaje, un ritmo y un sistema de relaciones entre versos y personajes que resulta siempre natural, que invita a la continuidad de la lectura, a no perderse ningún detalle. Se trata de un libro atravesado por la tecnología, la ironía, los objetos. Hay termos, celulares que se quedan sin batería, remeras lavadas con suavizante, nafta, autos que se rompen y referencias a Lynda Carter, Annibal Smith, Mister T. Poemas que se desplazan por una plataforma rápida, que circulan con una velocidad que necesita, al mismo tiempo, un poco de calma para sentir cómo las palabras se van abriendo, se van perdiendo, pero van quedando grabadas en el camino. Desde las marcas generaciones de una lengua común, hasta la tristeza por lo perdido, nunca se detiene la vitalidad, el gusto por lo viejo y lo nuevo, las historias que se empujan en desorden.

    Las estatuas olvidadas no aparecen en los manuales de Historia - Diego Rosake

    $650,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Contrariamente a los manuales de historia y a las estatuas, los poemas de Diego Rosake no son rígidos, no están congelados en la página, ni en un bloque de mármol. Están vivos, son coloridos, contemporáneos, cercanos. Nos involucran con un lenguaje, un ritmo y un sistema de relaciones entre versos y personajes que resulta siempre natural, que invita a la continuidad de la lectura, a no perderse ningún detalle. Se trata de un libro atravesado por la tecnología, la ironía, los objetos. Hay termos, celulares que se quedan sin batería, remeras lavadas con suavizante, nafta, autos que se rompen y referencias a Lynda Carter, Annibal Smith, Mister T. Poemas que se desplazan por una plataforma rápida, que circulan con una velocidad que necesita, al mismo tiempo, un poco de calma para sentir cómo las palabras se van abriendo, se van perdiendo, pero van quedando grabadas en el camino. Desde las marcas generaciones de una lengua común, hasta la tristeza por lo perdido, nunca se detiene la vitalidad, el gusto por lo viejo y lo nuevo, las historias que se empujan en desorden.

    Mi carrito